La aceituna Cacereña es uno de los muchos tesoros naturales que Extremadura ofrece al mundo; se trata de una variedad de una de las más conocidas y consumidas clases de aceituna, la manzanilla; el cultivo de la aceituna cacereña, se extiende por la provincia de Cáceres y sur de Salamanca.

El cultivo y aderezo de la aceituna cacereña es fruto de una larga tradición; la aceituna cacereña está presente en numerosos usos y costumbres de la cocina tradicional y contemporánea. En la actualidad, empresas como Plasoliva trabajan por dotar al sector de los máximos niveles de modernidad e innovación.
Desde Extremadura se exporta la aceituna a todo el mundo, gracias a los esfuerzos de un sector empresarial que combina tradición y calidad con la más moderna y avanzada tecnología industrial. Plasoliva lleva aceituna cacereña a toda la geografía española, a través de clientes que la distribuyen de forma directa, o la utilizan como ingrediente de la máxima calidad para elaborar sus productos. Además, a través de diferentes clientes internacionales, la aceituna Plasoliva llega a millones de consumidores de todo el mundo.